Los profesores han trasladado parte de la academia a sus casas para poder continuar con el ritmo del curso.

Rock Factory, la escuela de música de Casares sigue trabajando online con sus alumnos. Los profesores han trasladado parte de la academia a sus casas para poder seguir impartiendo las sesiones con normalidad.

Continúan prácticamente con el mismo volumen de alumnos que antes de empezar la crisis, excepto alguna persona que no ha podido seguir en la versión online, ya que solo se necesitan dos cosas: ganas, pero también una buena conexión a Internet.

La filosofía de la escuela es clara: aprovechar el tiempo y seguir aprendiendo a tocar un instrumento. La metodología de la escuela no ha cambiado a penas. A través de videoconferencias, individuales y en grupo, el programa sigue prácticamente como se impartía en persona, tan solo con una pantalla de por medio. La escuela dispone de una plataforma donde se cuelgan archivos y vídeos, todo organizado para que el alumnado pueda trabajar desde casa y a su ritmo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here